El trabajar en oficinas compartidas o el decidirse por alquilar un espacio propio es uno de los principales dilemas a los que los emprendedores se enfrentan hoy en día, ya que elegir el mejor espacio de trabajo es vital para su desarrollo, creatividad y productividad. 

Para hacer una buena elección, es importante que conozcas las principales diferencias entre el uso de oficinas compartidas y una oficina propia. A continuación, Te damos un par de tips para que puedas tomar la mejor opción, realizaremos una breve comparación entre contar con el servicio de una empresa de oficinas compartidas o coworking y una oficina propia o privada, sea alquilada o comprada.

¿Que debes tomar en cuenta? 

Costos

Si se tiene un presupuesto apretado y se necesita un espacio tranquilo a bajo precio, los espacios de coworking son una excelente opción.

Pero… ¿Por qué? En vez de asumir el costo de una renta y servicios como el Wi-Fi, sistema de seguridad, e incluso la impresora, estos pueden compartirse. Sin duda el estar en una oficina propia o privada se tiene más control sobre todas estas cosas, pero los costos pueden ser muy altos. Esto podría compararse al viajar en aerolíneas comerciales o el hacerlo a través de vuelos privados.

coworking en cdmx

Ubicación

Una de las principales ventajas de los espacios coworking es que suelen estar ubicados en lugares estratégicos de la ciudad, esto tanto para ser un atractivo mayor para quienes tienen reuniones con clientes de manera frecuente así como por cuestiones de movilidad.

Al hablar de una oficina propia el estar ubicado en una zona estratégica de la ciudad no es tan sencillo, ya que además de que los costos probablemente aumentarán de manera exponencial existen otros factores como la calidad del espacio, los servicios disponibles y la proyección que tiene la zona.

Coworking en CDMX

Horarios

Uno de los atractivos de las empresas de coworking es que cuentan con horarios flexibles que permiten al trabajador organizar su tiempo. 

En una oficina propia se tienen las mismas libertades, con la pequeña gran diferencia que si se encuentra lejos de casa será prácticamente obligatorio cumplir con un horario de oficina completo. Esto debido a que se tiene la responsabilidad de cerrar e ir a casa a descansar, principalmente para evitar estar solo durante mucho tiempo.

Conclusión.

Si se busca control total y un espacio personalizado, la mejor opción es sin duda una oficina propia. Por otro lado, si se trabajo mejor acompañado, se tiene un presupuesto ajustado y se quiere estar bien ubicado un espacio de coworking es el lugar a elegir.